Blog de Onda Naranja Cope

turismo

El otro “turismo”

Escrito por ondanaranjacope 03-08-2017 en Editorial. Comentarios (0)



Ya lo denunciábamos hace unos meses, la situación que están viviendo los vecinos de Kentucky no tiene visos de aguantar mucho más tiempo.

La urbanización se encuentra en la Playa de Gandia, junto a la marjal, en una ubicación idílica pese a estar dividida por la Nazaret – Oliva. Su entorno, las construcciones de baja densidad y su entorno natural hace que sea una zona idílica, si no fuera porque la urbanización de la zona ha sido, como casi todas, conflictiva y porque la crisis golpeó a la urbanización en plena fase de construcción y eso ha hecho que muchas de las casitas o chalets unifamiliares hayan quedado vacíos.

Esto ha sido aprovechado por muchas personas que han decidido ocuparlas y vivir en ellas.

Ya se que muchos estarán pensando aquello de: “ si no tienen casa y pueden vivir en unas casas que no tienen dueños, ¿por qué no?”, y seguramente no estaría en contra de la medida si las viviendas no tuvieran un propietario legítimo, pero sobre todo si no fuera porque las personas que ocupan estas vivienda son plenamente conscientes de que no son suyas y por tanto no solo no hacen nada por cuidarlas, sino que hacen justo lo contrario. Acumulación de basuras, destrozos en las propiedades, alborotos, peleas, enfrentamientos con los vecinos que legítimamente viven en la zona y todo esto ante la falta de solución por parte del Ayuntamiento.

Se había anunciado la posibilidad de actuar, los vecinos confiaban en que así fuera, evitando robos e inseguridad en la zona, pero lo cierto es que no se ha cumplido y ahora, con las altas temperaturas, la llegada de turistas a la Playa y el aumento de población, la situación se ha convertido casi en límite y la zona parece un polvorín a punto de estallar.

Todo esto en una época ya de por sí complicada por el aumento de la población y también por el tipo de turismo que recibimos.

Dicen que no se trata de llenar la playa, sino de conseguir que el turismo que venga sea de calidad, dejando una buena cantidad de dinero en su estancia, y ahí es donde no cuadran determinadas actitudes.

Se arremete contra el turismo denominado de “borrachera”, es decir, el grupo de jóvenes que viene a Gandia a pasar un fin de semana de desenfreno y se busca un turismo familiar y si se enfocara bien, no me parecería tan mal. No, no estoy de acuerdo con fomentar el desenfreno y consumo desmedido de alcohol y demás entre los jóvenes, pero parece que nadie se ha percatado de que son grupos de jóvenes que, si bien es cierto vienen sólo dos o tres días, su gasto medio por persona es más que elevado, llegando a superar los 400 euros en un fin de semana. El turismo familiar que recibimos actualmente consiste en hasta tres autobuses por domingo que llegan a desembarcar en la Playa los domingos con sus ocupantes equipados de neveras y similares y que llenan pero tiene un gasto medio inferior a los 10 euros por persona en Gandia.

Llenan los dos, pero claramente no son igual de rentables.

Y en esto, algo debe estar pasando cuando el gobierno de Gandia ha decidido plantear una moratoria de un año para aquellos propietarios de bajos comerciales que deciden reconvertirlos en viviendas.

Parece el mundo al revés, bajos comerciales que no funcionan y se reconvierten para disfrutarlos o rentabilizarlos como apartamentos turísticos.

¿Cómo es posible que un comercio o establecimiento de servicios prefiera cerrar en una zona en la que se supone que recibimos mucho turista y con un alto poder adquisitivo prefiera cerrar?

O de repente a todos les sobra el dinero, o claramente el turismo ha dejado de ser negocio en la Playa de Gandia.


Y de nuevo Fitur…

Escrito por ondanaranjacope 19-01-2016 en Editorial. Comentarios (0)

Un año más, aunque este año con cambios de fecha, se celebra en Madrid la Feria Internacional de Turismo, Fitur, que se ha calificado siempre como una de las más importantes del mundo.

El turismo es sin lugar a dudas uno de los motores económicos, no de la Safor, sino de España en general, de hecho se habla de cifras de incremento del turismo durante el pasado año más que destacadas y sobre todo con incremento de turistas que superan a otros países que siempre han sido destinos de competencia con España.

Por todas estas cuestiones la cita de este año debía ser mucho más importante, porque se supone que cuanto más grande sea el pastel a repartir, a más debemos salir todos los que queremos un cachito, pero en esta ocasión nos encontramos con que una cosa son las cifras oficiales que nos dan y otra las percepciones que desde el sector y los usuarios se tiene.

Por eso precisamente es por lo que lo importante ahora ya no parece que sea que vengan turistas, sino que vengan turistas de calidad, vamos, que sean turistas que cuando vengan lo hagan con una previsión de gasto más que interesante. Que nos olvidemos de ese turismo de chancletas, playa, paseo y pipas y pasemos a buscar un público objetivo que nos permita despegar también en lo económico.

Por eso es por lo que se espera que la lucha este año entre los que acuden a Fitur sea no solo destacar sino realizar ofertas que más allá de la desestacionalización nos proporcione un turismo de calidad, o lo que es lo mismo, de cantidad económica.

Claro, que para conseguir ese turismo no sirve tener la misma oferta de siempre ni tampoco la misma oferta que todos los demás. Ya no sirve solo con tener la mejor playa de todos los alrededores, sino que debemos tener unos servicios cada vez más profesionales y sobre todo una oferta más atractiva, y aquí es donde nos encontramos con una gran incógnita que, al cierre de esta edición no podemos desvelar y no es otra que la oferta que llevará la ciudad de Gandia.

Hay quien dice que es falta de programación, desde el gobierno aseguran que no es más que higiene democrática, o lo que es lo mismo, que la propuesta la deben conocer primero los sectores implicados porque son los que han de implicarse y sobre todo los que la han de respaldar y al cierre de esta edición estaba pendiente la reunión con los mismos para hacerles llegar la propuesta, pero por lo que hemos podido saber se trata de una oferta que deja de lado el mar azul, la arena blanca y la imagen más manida de la Playa para ofertar un turismo alternativo, de naturaleza y sobre todo para todo el año, no solo para el verano.

Puede que la intención sea buena, algo que no dudamos, y seguramente la propuesta estará muy estudiada, pero a priori parece que llega con el tiempo más que justo para poder llegar a tiempo a una feria a la que, en general, vamos con más austeridad que nunca.

Vamos a ser positivos y sobre todo a esperar a que pase para poder valorar, porque pese a los recortes, vamos a asistir a la Feria y vamos a poder contar, de primera mano lo que allí acontezca.


CARMEN BERZOSA


De ruidos e interferencias

Escrito por ondanaranjacope 10-07-2015 en Editorial. Comentarios (0)


Con la llegada del verano, uno de los temas más recurrentes es el turismo y el ruido. Esta quincena hemos tenido un poco de todo, de ruidos, de turismo, de iniciativas turísticas y de quejas, entre otras cosas. Es cierto que muchas de estas temáticas llegan cada verano, como un turista más, pero otras han estado aliñadas en estos días por el cambio de gobierno en Gandia.

Algunas de las polémicas vienen dadas por la acritud política con la que se está viviendo el cambio de gobierno en Gandia en el último momento, pero lo cierto es que en otros casos, la inexperiencia o directamente la falta de interés hacia un determinado sector está haciendo de las suyas en la ciudad.

Este nuevo gobierno firmó hace un año un compromiso contra el ruido en la Playa de Gandia, y reconozco que ello les obliga, pero también hay que establecer cuáles son los mecanismos de lucha y sobre todo contra qué ruidos queremos luchar, porque ruido es todo aquel sonido que distorsiona y no solo distorsiona el ruido de las discotecas, que también el ruido de las mentiras o las medias verdades distorsiona y mucho en el panorama político y sobre todo en el ciudadano.

Lamentablemente he de reconocer que pese al cambio que se ha vendido en Gandia, hay muchas cosas que no cambian, como la de la herencia recibida y la intransigencia de la oposición, algo que venimos escuchando desde hace más de cuatro años y que ahora se sigue repitiendo como en un bucle sin fin. Que si el Ayuntamiento está en quiebra, que si no se está gestionando, que si la única prioridad es destruir lo anterior, que si hay dinero para lo que se quiere, etc.

Son cantinelas que empiezan a sonar a viejas cuando estamos empezando una legislatura que se augura un tanto complicada y por tanto debería asentarse en unas bases un tanto más sólidas, sin obviar que la situación ha de ser necesariamente mala, tal y como se ha venido advirtiendo durante cuatro años.

Claro que ahora tendremos que ver de qué y cómo son capaces de hacer nuestros políticos, porque no hay excusa a la hora de decir que no sabían en lo que se metían. Llevan demasiado tiempo denunciando la bancarrota municipal como para que eso les sorprenda, pero inevitablemente sorprende que se tarde tanto en tomar algunas decisiones, como la de la programación turística para Gandia, cuando estamos a punto de llegar a la mitad de julio y no se sabe nada del tema. El sector está preocupado y no es de extrañar.

Quizás el panorama lo venga a cambiar la nueva configuración de la Generalitat, sobre todo a tenor del desembarco de cargos de la Safor que está llegando al Consell. Desde el presidente de les Corts, pasando por Directores Generales, así como altos cargos de otro tenor, lo cierto es que quizás se acuerden de dónde vienen y miren un poquito más por la comarca y por tanto nos lleguen más inversiones y ayudas a la Comarca, porque eso sí sería una buena noticia para compensar la mala situación económica en muchos municipios, claro que para ello es necesario que la Generalitat tenga las mismas prioridades que nosotros y sobre todo que tengan dinero para invertir. Habrá que esperar.


CARMEN BERZOSA

Por FITUR

Escrito por ondanaranjacope 02-02-2015 en Editorial. Comentarios (0)


Aunque la Feria Internacional de Turismo de Madrid sigue en marcha hasta el fin de semana, lo cierto es que como las delegaciones oficiales de periodistas, empresarios, etc., ya han vuelto de Madrid, tendemos a pensar que la Feria ya se ha acabado, cuando en realidad está casi como aquel que dice, empezando.

El fin de semana es cuando se acerca hasta la Feria el público en general, aquellos que quieren ver los diferentes destinos para pasar el fin de semana o porque realmente están buscando una oferta que sea diferente, asequible, atractiva y que se ajuste a sus bolsillos y a sus exigencias. Por eso es importante que durante el fin de semana los profesionales que representan a nuestros municipios sigan al pie del cañón para ofrecer la mejor imagen posible de nuestros destinos turísticos para conseguir llamar la atención de los miles de visitantes que van a llegar hasta los diferentes stands durante las próximas horas.

Lo que está claro es que FITUR sigue siendo el lugar ideal para ver y sobre todo para dejarse ver, políticos locales, provinciales, autonómicos, nacionales, actores, artistas, periodistas y figurantes varios aprovechan, sobre todo los primeros días, los destinados a profesionales, para pasear FITUR. Algunos solo buscando una instantánea, otros para encontrarse con algunos representantes municipales a los que ve solo de año en año o, lo que es lo mismo, de FITUR en FITUR, pero también los hay que van a realizar su trabajo, que es mucho más que la representación, un trabajo que consiste en cerrar acuerdos, visitar a los touroperadores que son los que comercializan y por tanto recomiendan los destinos turísticos, para realizar contactos con diferentes empresas y personas que gestionan el turismo y las vacaciones de miles y miles de personas y con los que es casi obligatorio mantener unas inmejorables relaciones.

Hay algo que no acabo de entender, y es esa necesidad de presentar propuestas nuevas y proyectos innovadores año tras año en esta feria, como si no se pudieran presentar antes o después y como si el no presentar estas novedades supusiera que no se realizan actividades o propuestas turísticas durante todo el año. Me parece bien que se hagan anuncios, pero siempre y cuando sean anuncios reales, con fechas y sobre todo con posibilidades de que sea toda una realidad, porque cada vez que los alcaldes anuncian algo y nosotros lo contamos pero luego no se cumple, los ciudadanos acaban sintiéndose estafados y esa no es una buena política ni una buena imagen para nadie.

Aun así, he de reconocer que este año, pese a que no hemos llamado la atención mediática tanto como el año pasado con las dos azafatas de Gandia, sí que se ha presentado una propuesta que puede llegar a ser algo importante para Gandia, la pasarela TIRANT, o lo que es lo mismo, la apuesta y propuesta de moda de Francis Montesinos para Gandia y en concreto para la Playa, a lo que tenemos que sumar otra propuesta que, aunque ha pasado más desapercibida, es tanto o más importantes, la apertura definitiva del Museo de las Clarisas, que se augura como uno de los más importantes de la Comunidad Valenciana y más allá y que va a contribuir a mejorar la oferta y sobre todo la desestacionalización.

Por cierto, hay quien aprovecha FITUR para otros menesteres y entre esos se encuentra el alcalde de Gandia, que aprovechó la estancia en Madrid para reunirse con Montoro y aunque no ha querido confirmar ni desmentir el resultado de la reunión, dicen los mentideros políticos que el resultado de la misma no podía ser mejor para Gandia, sus arcas y las relaciones con los bancos. Esperaremos para ver si es así.

CARMEN BERZOSA