De calendarios y promesas

Escrito por ondanaranjacope 24-03-2017 en Editorial. Comentarios (0)



Desgraciadamente no es la primera vez que asistimos a situaciones como la que recogemos hoy en portada, una infraestructura, más o menos importante, que antes de estar finalizada se inaugura o se promete su próxima inauguración y vemos cómo pasa el tiempo y no se cumplen las expectativas.
Primeras piedras de edificios que se han ido sucediendo una tras otra sin que el edificio acabe de ver la luz, o como en este caso sin que la plaza se acabe ni se dote de contenido a las casetas que allí hay.
Los vecinos, me consta, están hartos de ver cómo se les promete dotar de contenido la plaza pero eso no llega, lo que propicia que el espacio en lugar de ser utilizado en positivo, acabe siendo un punto negro para la convivencia dado que se han tenido que precintar las casetas para evita que fueran ocupadas.
Me parece lamentable que nuestros políticos sigan cayendo en la promesa fácil, siguiendo al pie de la letra aquél dicho de “prometer hasta meter y una vez metido, nada de lo prometido”, o lo que es lo mismo, nos toman por tontos, como si no tuviéramos memoria y lo que importa sea inaugurar, anunciar, prometer, y cumplir sea algo que no tiene importancia puesto que los ciudadanos no tenemos memoria. Aunque he de reconocer que muchos ciudadanos o no tienen memoria realmente, o les da igual las promesas incumplidas, porque “prefiero que me mientan los míos a que me mientan los de otros partidos”, sobre todo teniendo en cuenta que los ciudadanos están convencidos de que los políticos lo que más y mejor hacen es mentir.
Seguro que hay una explicación lógica y comprensible para tan gran retraso como el que se está sufriendo en esta plaza, algo muy grave dado que las casetas están hechas y al paso que vamos tendrán que volver a hacerlas o remodelarlas el día que definitivamente se decidan a abrirlas. No dudo de la realidad de la imposibilidad, pero creo que los ciudadanos merecemos, como mínimo una explicación pública del motivo por el que no se puede cumplir el anuncio que con tanto interés realizaron hace casi un año del “nuevo” destino de la plaza del Tirant.
Luego nos quejamos de que los políticos han perdido su prestigio, que los ciudadanos no se los creen o que es necesaria una nueva política, pero lo cierto es que esto de no dar explicaciones es algo bastante generalizado, por desgracia en casi todos los políticos.
La pasada semana pudimos ver en las fallas toda una serie de críticas a los políticos en todas las comisiones falleras. No hubo falla que no realizara crítica a los políticos, tanto en el ámbito local como nacional, y en casi todas las críticas coincidían dos aspectos, por un lado la habilidad de nuestros políticos para hacer de cualquier tema una cuestión de estado con la que tirarse los trastos a la cabeza unos a otros, y la capacidad con la que nos mienten o no nos cuentan toda la verdad, que es lo mismo que mentir a medias. Lo peor es que en ambos casos los podemos ver retratados y no causa ningún pudor, ni a los políticos ni a los ciudadanos que a fin de cuentas somos los que los sustentamos.
Las fallas creo que también deberían servir como barómetro político, para medir la temperatura de cada político, el nivel de credibilidad y también el nivel de conocimiento que la ciudadanía tiene de dicho político o lo que trasciende de él.
Afortunadamente no solo los políticos se han visto reflejados en las fallas, hay diversos personajes que también aparecen, incluso alguna comisión como Beniopa ha tenido a bien retratar en su monumento a algunos medios de comunicación como éste, lo que hemos recibido con humor y agrado.
Espero que no tengamos que dejar pasar un año para ver reflejado en las fallas el estado de la plaza del Tirant o similar.