Y van dos…

Escrito por ondanaranjacope 01-06-2017 en Editorial. Comentarios (0)



Seguramente esto que hoy les voy a contar no debía ser noticia, porque a mi entender las administraciones públicas debían estar para facilitar la vida a sus administrados proporcionándoles las mejores calidades de vida posible, pero como ya saben todos nuestros lectores, esto no suele ser lo habitual.

Unas veces porque al final no dejamos de ser meros números que suman en un padrón municipal, otras porque para poder hacer caso de una queja, reclamación o petición de un ciudadano, hay que hacer tanto papeleo, gestión y expedientes, que al final se pierde la posibilidad de hacer nada en el tiempo adecuado.

En esta ocasión, la desesperación de una serie de vecinos hizo que hartos de sufrir una situación a todas luces injusta, decidieron recurrir a la denuncia pública, decidieron venir a la redacción para contarnos lo que les pasaba. Estaban pagando los recibos del agua potable, como cualquier hijo de vecino, pero a ellos, lo que les sale por el grifo no es agua potable, es agua. Sin más.

Cocinan con agua mineral, han de comprar agua mineral para cualquier uso habitual del líquido elemento para el que los demás solo tenemos que abrir el grifo, pero tienen que pagar por un servicio que no reciben, y además no lo están pagando barato.

Han sido años de quejas, denuncias, reclamaciones, pero lo cierto es que no les funcionaba nada. Ellos seguían pagando y comprando agua mineral sin que nadie les hiciera caso ni pusiera fin a esta situación. Por fin esta semana, tras tanta queja y denuncia, han recibido la primera noticia positiva, la Diputación Provincial de Valencia  reconoce que la situación que viven estos vecinos “pesados” no es de recibo y por tanto va a empezar a estudiar el caso para poner fin a tanta injusticia.

No, no se ha puesto una fecha para que el problema se solucione, no se sabe cuál va a ser la solución que se adopte, ni tampoco la fórmula para deshacer la injusticia, pero los vecinos están contentos. No porque vayan a dejar de comprar agua mineral de hoy para mañana, que no va a pasar, pero sí que están contentos porque por fin alguien les escucha, alguien más además de nosotros, que entendimos que su situación era injusta y clamaba justicia. Ahora la Diputación ha venido a decirles algo así como “tienen ustedes razón, no tienen que pagar por algo que no están percibiendo”.

Esta es la segunda denuncia que nuestros lectores/oyentes realizan a través de nuestros medios y obtiene respuesta por parte de la administración. No crean que es para estar orgullosos, porque no son las únicas denuncias que recibimos, aunque he de reconocer que sí nos hace sentir que se cumple una parte de nuestro cometido como medio de comunicación, ser la voz de todo aquel que considere que tiene algo que contar y sobre todo algo que denunciar con la esperanza de conseguir una solución.

Ojalá la respuesta a todas las situaciones injustas fuera la denuncia pública, porque aunque no sea la solución ideal, al menos sería una solución, aunque lo ideal sería que las cosas funcionaran mejor, que lo que a todas luces es injusto e incluso ilegal, como tener que pagar por un servicio que no recibes, como es la situación que nos ocupa, pagaban por un tratamiento de agua potable que no se recibía y en el propio recibo se reconocía que el nivel de nitratos era superior a lo permitido, pero por no pagar o reconocer que estaba mal, nadie quería hacerse cargo de la injusticia.


CARMEN BERZOSA