Blog de Onda Naranja Cope

Editorial semanal

Onda Naranja Cope 90.6FM (la Safor)

De ruidos y normativas

Escrito por ondanaranjacope 19-05-2017 en Editorial. Comentarios (0)


A veces parece que las cosas se repiten de manera cíclica e idéntica, pero no es así. Eso va a pasar este verano en la Playa de Gandia y todo gracias a las quejas y denuncias que una vecina presentó el pasado verano a través de este mismo periódico y nuestra emisora COPE Onda Naranja porque se estaban llevando a cabo obras en la Playa en pleno verano, obras que generaban un ruido que les impedía realizar una vida normal. No solo les resultaba prácticamente imposible dormir, mantener una conversación normal o incluso ver un rato la tele se convertía en algo casi imposible.

Ante el asombro de propios y extraños descubrimos que pese a que todo el mundo pensaba que Gandia tenía una normativa similar a la de otras localidades turísticas sobre las restricciones de obras en temporada alta, que no era así.

La polémica suscitada por aquella queja y situación kafkiana que se vivía en la Playa en verano obtuvo respuesta el pasado mes de diciembre al aprobarse una nueva normativa que, ahora sí, prohíbe las obras en periodo estival.

Toda moneda tiene dos caras y toda normativa ha de tener su excepción. Este caso no es diferente sobre todo si tenemos en cuenta que Gandia no solo es una ciudad que pretende ser turística, sino que además la mayoría de apartamentos de la Playa, la inmensa mayoría, no son turísticos, sino segundas residencias. Vamos, que sus propietarios solo los ocupan en verano, lo que significa que solo en verano pueden detectar los desperfectos o problemas que se dan en las viviendas con el paso del tiempo por el uso o el desuso, vamos, que solo pueden acometer las reparaciones o reformas cuando están en Gandia que es en el periodo vacacional.

Esto en principio también está contemplado en la norma, de tal manera, que las obras menores, siempre bajo una supervisión técnica, si cumplen con una serie de normas se van a poder desarrollar a partir de ahora, pero las que superen una serie de decibelios o impliquen la intervención de camiones o maquinaria pesada deberá esperar a que los turistas se vayan.

No debemos olvidar que somos un municipio turístico, que pretende ampliar el periodo de estancia de los turistas, o lo que es lo mismo, la desestacionalización turística, eso que es tan difícil de pronunciar y todavía más de conseguir, sobre todo para un destino que se basa fundamentalmente en una oferta de sol y playa.

No puedo evitar el pensar que la victoria de esta vecina no deja de ser pírrica, sobre todo porque nos expone a dos peligros. Por un lado a un técnico o funcionario tan extricto que no permita ningún tipo de obra en ningún piso, apartamento o local, lo que suponga una situación tan complicada que haga pensar al propietario que es mucho mejor no venir a Gandia que tener que enfrentarse a este tipo de molestias o por el contrario, el que aplique la normativa con tanta laxitud que se permita prácticamente todo tipo de obra y horario, con lo que estaríamos casi en la misma situación que la denunciada.

En esto, como en otras muchas cosas, en el centro está la virtud. Complicada tarea cuando son tantos los intereses económicos que se mezclan con la acción turística. Si al final conseguimos que la temporada turística no ocupe solo 5 ó 6 semanas al año, si vamos alargándola hasta conseguir que la misma vaya desde mayo hasta noviembre, la renovación necesaria de determinados edificios, instalaciones, viviendas o bloque va a ser prácticamente imposible, con lo que nos encontraríamos con serios problemas para mantener la calidad en la oferta.

Claro que también me resulta curioso a quién importó y afectó la queja de nuestra oyente y lectora, porque aquellos que claman contra el ruido provocado por el ocio, los veraneantes y locales comerciales, no se mostraron tan preocupados por lo que puede suponer convivir con obras durante un determinado periodo de tiempo.

Curioso

En todo caso, hoy lo que quiero es celebrar el espíritu de la norma y sobre todo, que en esta ocasión los medios de comunicación pudimos cumplir con una de nuestras misiones, ser la voz de los más pequeños para conseguir que sus reivindicaciones sean atendidas.


De motor y motores

Escrito por ondanaranjacope 05-05-2017 en Editorial. Comentarios (0)



Llegamos a la sexta edición de la Feria del Motor de Gandia y lo cierto es que pese a que han pasado solo 6 años desde que se pusiera en marcha, envuelta en una agria polémica, la primera edición, parece que es un evento ya plenamente consolidado, necesario y demandado tanto por el sector como por la ciudadanía en general.

Se nos ha colado de rondón como uno de los eventos fundamentales en el calendario de la ciudad, pese a lo que sigue habiendo algunos que además de desconfiar del evento siguen buscándoles los peros como intentando encontrarle defectos y pegas que justifiquen que la feria se acorte, se cambie, se elimine.

Me resulta incomprensible este tipo de actitudes, sobre todo en una ciudad que asegura querer ser capital de comarca y avanzadilla en todos los ámbitos. Una ciudad de servicios, que tiene como sector fundamental el turístico pero que también apuesta por otros como el comercio y que gracias a esta feria no solo incrementa las ventas en comercio u hostelería, sino que es capaz de cerrar, en tres días, operaciones por importe de 5 millones de euros, que se dice pronto.

Hablando de cifras y preparación de la feria, ha habido alguna persona que me ha dicho: “no entiendo por qué tantas facilidades y tanto revuelo, al final los que ganan son los propietarios”. Si a la gente le llega esa imagen es que algo no estamos haciendo bien.

Sí, le he dicho, puede parecer que los únicos que ganan son los propietarios de los concesionarios que ven cómo se incrementan las ventas de vehículos, pero si te paras a mirar con un poco de detenimiento y analizas la situación, a lo mejor resulta que la gente que viene a comprarse un coche a Gandia porque se ahorra mucho dinero, a lo mejor aprovecha y entra en alguna de las tiendas del Centro Histórico y compra alguno de sus productos, se toma algo en alguna de las cafeterías o restaurantes, incluso decide celebrar la compra quedándose a pasar el fin de semana o yendo a disfrutar de nuestra playa y sus locales.

Pero además, creo que la Feria ha dejado muchos más beneficios y sobre todo mucho más duraderos, ya que desde que hace seis años se apostó por organizar esta feria, el número de concesionarios de vehículos ha aumentado en Gandia, con lo que se ha contratado más personal para poder atenderlo, sin contar con que el sector se ha tenido que profesionalizar más y por tanto se ha convertido en un punto más de atracción de la ciudad.

Me parece que la feria se está convirtiendo en algo importante, no solo por el volumen de ventas en un fin de semana, sino porque, hablando del sector, celebrándose tan solo unos días antes de la feria de Barcelona, que es una de las emblemáticas del sector, Gandia se va a adelantar a la hora de presentar algunos modelos, que no se han visto hasta este fin de semana. Eso significa que mucha gente vendrá sólo para poder conocer y avanzarse a las novedades y sobre todo, que empezamos a tener la entidad suficiente como para que las grandes marcas confíen en que se puede presentar sus últimos modelos aquí.

Y todo esto en una ciudad que está lanzando una apuesta por el turismo de congresos, que podría ser no solo de congresos sino también de ferias, y se podría explorar la posibilidad de realizar un calendario, no solo de eventos culturales, sino también comerciales o similar, que nos permita seguir aumentando la afluencia de público, y a ser posible, el número de negocio en la ciudad.

Y todo esto, sin hablar que en estas fechas, en las que tanto se habla de paro y empleo de calidad, gracias a que la Feria ha hecho despegar un sector que ha permanecido silente pero fiel a Gandia, se ha podido comprobar cómo también se ha aumentado la contratación, fija y estable, en el sector de motor de Gandia, algo que también debería hacernos pensar sobre a quién y cómo beneficia la Feria del Motor de Gandia.


CARMEN BERZOSA