Blog de Onda Naranja Cope

Editorial semanal

Onda Naranja Cope 90.6FM (la Safor)

Una de prudencia

Escrito por ondanaranjacope 24-07-2015 en Editorial. Comentarios (0)




Si no fuera tan triste, resultaría gracioso o como mínimo curioso ver cómo los que hace tan solo una semana lanzaban las campanas al vuelo sobre lo que ellos consideraban indicios de implicación en el caso Púnica, me refiero a las facturas que desde la emprea pública IPG se han destapado como vinculadas a la trama corrupta por valor de 880.000 euros, y que se daban ya por parte del PSOE como pruebas más que irrefutables, que nos han llevado, digo nos en referencia a la ciudad de Gandia, a las portadas de los informativos nacionales vinculando a la ciudad con la corrupción, sin guardar la más mínima precaución, ahora piden prudencia a la hora de valorar el auto judicial que levanta el secreto del sumario del caso Púnica y que revela que ni Gandia, ni el PP local, ni Arturo Torró ni ninguna empresa de la ciudad Ducal están ni implicadas ni imputadas en la trama Púnica.

Y digo que parecería gracioso si no fuera por lo trágico del asunto. No, no veo trágico que se acuse a un político, porque tal y como ha demostrado la judicatura en diferenes sentencias estos últimos años, dentro del juego político parece que cabe todo y por tanto se pueden decir de todo, acusar de todo o descalificar en toda la medida y no pasa nada, solo porque como son políticos, parece que no tienen derecho a la protección de su honor, su nombre o su propia imagen. Lo que me parece realmente trágico es que antes de tener una decisión firme, se ponga en entredicho el nombre de la ciudad de Gandia, una ciudad que en estos momentos vive una situación crítica ya que debería ser destino turístico de miles de ciudadanos y no acaba de iniciar la temporada de la forma que se esperaba.

Pero además, se ha implicado a una empresa constructora, a la que se ha vinculado también con la trama corrupta y que tiene no solo trabajos pendientes, sino también toda una serie de trabajadores que dependen de la propia empresa.

La situación es mucho más peliaguda de lo que pueda parecer, porque la imagen es como una copa de cristal. Puede ser más o menos bonita, más o menos nítida, más o menos limpia, pero cuando esa copa de cristal se rompe, ya no tiene remedio. Podemos encontrar uno de esos pegamentos mágicos que prometen lo imposible, y nos cargamos de paciencia y pegamos todos los trozos, como si fuera un puzzle, pero al final siempre se nota que la copa está rota. Por más que pueda seguir siendo utilizada, pero lo cierto es que nadie quiere utilizarla como primera opción, porque está rota y remendada.

Eso mismo pasa ahora con Gandia, por más que no se impute a nadie, por más que no se implique a la ciudad en la trama corrupta de la Púnica, por más que ahora se pretenda dejar en el olvido las acusaciones anteriores, lo cierto es que es más que complicado que el nombre de Gandia no se vincule a la Púnica, como tampoco se consigue que se desvincule de aquél fatídico reallity Gandia Shore.

Y ahora, cuando ya todo esto no tiene remedio, se nos pide prudencia y respeto por los procesos judiciales y las decisiones de los jueces.

Un poco tarde, creo.



CARMEN BERZOSA

De ruidos e interferencias

Escrito por ondanaranjacope 10-07-2015 en Editorial. Comentarios (0)


Con la llegada del verano, uno de los temas más recurrentes es el turismo y el ruido. Esta quincena hemos tenido un poco de todo, de ruidos, de turismo, de iniciativas turísticas y de quejas, entre otras cosas. Es cierto que muchas de estas temáticas llegan cada verano, como un turista más, pero otras han estado aliñadas en estos días por el cambio de gobierno en Gandia.

Algunas de las polémicas vienen dadas por la acritud política con la que se está viviendo el cambio de gobierno en Gandia en el último momento, pero lo cierto es que en otros casos, la inexperiencia o directamente la falta de interés hacia un determinado sector está haciendo de las suyas en la ciudad.

Este nuevo gobierno firmó hace un año un compromiso contra el ruido en la Playa de Gandia, y reconozco que ello les obliga, pero también hay que establecer cuáles son los mecanismos de lucha y sobre todo contra qué ruidos queremos luchar, porque ruido es todo aquel sonido que distorsiona y no solo distorsiona el ruido de las discotecas, que también el ruido de las mentiras o las medias verdades distorsiona y mucho en el panorama político y sobre todo en el ciudadano.

Lamentablemente he de reconocer que pese al cambio que se ha vendido en Gandia, hay muchas cosas que no cambian, como la de la herencia recibida y la intransigencia de la oposición, algo que venimos escuchando desde hace más de cuatro años y que ahora se sigue repitiendo como en un bucle sin fin. Que si el Ayuntamiento está en quiebra, que si no se está gestionando, que si la única prioridad es destruir lo anterior, que si hay dinero para lo que se quiere, etc.

Son cantinelas que empiezan a sonar a viejas cuando estamos empezando una legislatura que se augura un tanto complicada y por tanto debería asentarse en unas bases un tanto más sólidas, sin obviar que la situación ha de ser necesariamente mala, tal y como se ha venido advirtiendo durante cuatro años.

Claro que ahora tendremos que ver de qué y cómo son capaces de hacer nuestros políticos, porque no hay excusa a la hora de decir que no sabían en lo que se metían. Llevan demasiado tiempo denunciando la bancarrota municipal como para que eso les sorprenda, pero inevitablemente sorprende que se tarde tanto en tomar algunas decisiones, como la de la programación turística para Gandia, cuando estamos a punto de llegar a la mitad de julio y no se sabe nada del tema. El sector está preocupado y no es de extrañar.

Quizás el panorama lo venga a cambiar la nueva configuración de la Generalitat, sobre todo a tenor del desembarco de cargos de la Safor que está llegando al Consell. Desde el presidente de les Corts, pasando por Directores Generales, así como altos cargos de otro tenor, lo cierto es que quizás se acuerden de dónde vienen y miren un poquito más por la comarca y por tanto nos lleguen más inversiones y ayudas a la Comarca, porque eso sí sería una buena noticia para compensar la mala situación económica en muchos municipios, claro que para ello es necesario que la Generalitat tenga las mismas prioridades que nosotros y sobre todo que tengan dinero para invertir. Habrá que esperar.


CARMEN BERZOSA