Blog de Onda Naranja Cope

Editorial semanal

Onda Naranja Cope 90.6FM (la Safor)

Jugando a los chinos

Escrito por ondanaranjacope 29-05-2015 en Editorial. Comentarios (0)

La verdad es que cada vez que oía la publicidad de “jugant al punyet” que un partido político ha lanzado durante la campaña electoral, me parecía una barbaridad y una exageración que solo se podía permitir en campaña electoral, en esa campaña en la que parece que todo vale y que hace que los ciudadanos lejos de interesarse por la política y los políticos, cada vez los sientan más lejanos y ajenos a la realidad de la sociedad, pero ahora, una vez pasadas las elecciones y viendo las negociaciones, conversaciones, exigencias y sobre todo los tejemanejes que algunos se llevan entre manos para conseguir mediante pactos y negociaciones lo que las urnas no les ha concedido, cada vez me parece más real esa publicidad que tanto me molestaba.

Sí, ya se que a algunos les puede parecer que estoy exagerando, pero solo les pido que echen un vistazo a las páginas del periódico que dedicamos a los resultados electorales con las comparativas entre esta legislatura y la anterior y verán como del resultado obtenido en las urnas, pocos van a ser los municipios que van a tener gobiernos dirigidos por el partido que ha obtenido mayoría simple.

Luego nos quejamos de las mayorías absolutas, pero lo cierto es que al final, los pactos que se hacen, ¿no son mayorías absolutas y rodillos de igual manera?, sí ya se que no representan a un único partido, pero visto lo visto, sobre todo cuando se trata de acuerdos electorales de solo dos formaciones políticas, acaba siendo el mismo rodillo pero aplicado desde dos formaciones diferentes, porque habitualmente lo que se hace es repartir concejalías y competencias y allá cada uno con lo que haga en sus áreas siempre y cuando no moleste al socio de gobierno y por supuesto, dar participación e información a los grupos de la oposición, ¿para qué? si al final no pueden decidir nada en absoluto.

Es una postura un tanto subrealista la que se mantiene desde algunas formaciones políticas que no aceptan los resultados electorales y buscan cualquier fórmula o excusa para no reconocer la debacle electoral y encontrar la fórmula, pase esta por dónde pase, para conseguir entrar al gobierno.

Claro, que tampoco me parece normal la cantidad de exigencias que puede llegar a realizar el partido que obteniendo un único concejal se sabe necesario para vencer el gobierno de un lado o de otro. Es como si se supieran la novia más deseada y solo acepte el matrimonio de aquél que le proporciene la dote más suculenta y apetecible. Vamos, que dependiendo de lo que le den es capaz de olvidar programas, promesas electorales, directrices de partidos y todo lo demás, solo con tal de asegurarse un supuesto bienestar de cuatro años.

Y, ¿dónde quedan los intereses de la ciudad o los deseos expresados en las urnas de los ciudadanos que se han tomado la molestia de cumplir con su obligación democrática y han ido a votar?. ¿No nos pasamos la legislatura asegurando que las mayorías absolutas no son buenas?, entonces, ¿por qué cuando no nos las proporcinan las urnas las buscamos como sea?.

Creo que lo mejor de estas elecciones es lo que ninguna fuerza política está contemplando, que es permitir la mayor cantidad posible de gobiernos en minoría, porque son la única garantía de transparencia, consensos y negociaciones abiertas que los ciudadanos puedan ver, valorar y aprobar o desaprobar. Así las cosas, ¿cómo confiar en los políticos que proclaman la necesidad de las negociaciones pero buscan el absolutismo y el rodillo?

No, no todos son iguales, he de reconocer que en estas elecciones afortunadamente también se lleva una gratas sorpresas, como lo ha sido la valoración de Carlos Mengual, candidato socialista de Oliva, que ante la pérdida importante de votos y concejales anuncia “no pactaré porque la ciudad me ha dejado claro que no sea su alcalde”. Sinceridad y autocrítica de la que más de uno debería tomar nota.

Para finalizar, solo diré que aquel que esté pensando que es legítimo, democrático y humano buscar el pacto cómodo, tiene razón, pero que recuerde que eso solo nos lleva a la conclusión fácil y sencilla de ¿para qué votar a los pequeños si luego van a utilizar mi voto para dárselo a los grandes?. Esto reeditará el bipartidismo a las primeras de cambio.

CARMEN BERZOSA


Salir de dudas

Escrito por ondanaranjacope 21-05-2015 en Editorial. Comentarios (0)

Queda muy poco tiempo para que muchos salgamos de dudas sobre qué va a ocurrir en las elecciones del domingo. Algo que a muchos les puede parecer banal, pero que sinceramente no lo es, sobre todo teniendo en cuenta que con el nuevo panorama político que se puede plantear en muchos municipios, las políticas, acciones y decisiones municipales pueden variar sustancialmente dependiendo de quién nos convenza o mejor dicho, dependiendo de en quién confiemos para que nos gobierne durante cuatro años.

Creo que esto ha dejado de ser una cuestión de izquierdas y derechas y ha pasado a ser algo mucho más serio que es qué queremos que ocurra en nuestras ciudades, cuáles son las prioridades que queremos que se marquen nuestros políticos, hasta qué punto queremos que se cuente con nuestra opinión o nuestro interés a la hora de tomar decisiones en cada uno de nuestros municipios.

Es una lástima que la campaña electoral se dedique a lo que normalmente se dedica, que es a denostar al adversario, a criticarlo hasta por su forma de respirar y a mentir a los ciudadanos con lo que se ha hecho o no se ha hecho y con lo que se va a hacer o no se va a hacer en los próximos años, suponiendo que se tenga el acceso al gobierno.

Esto, lejos de ayudar a la participación, lo que hace es que la mayoría de ciudadanos se canse de la política y no acuda a las reuniones, no pise un mitin o acto electoral y solo se acerque a los puestecitos ambulantes de los diferentes partidos políticos para conseguir globos, pulseras o regalitos varios de los que se regalan a diestro y siniestro estos días.

He de reconocer que hasta ahora, siempre me habían gustado las campañas electorales, porque si eras capaz de obviar los descalificativos hacia el adversario, podías conocer en primera persona las propuestas que las diferentes formaciones políticas hacían para la legislatura. Eso te daba una idea de lo que podía pasar si gobernaba uno u otro partido.

En esta campaña, y lo digo con toda la pena del mundo, nos encontramos con que hay muchos partidos políticos que concurren a las elecciones, pero la mayoría de ellos no nos trasladasn sus programas electorales, o lo que es peor, cuando puedes bucear en los programas, someros programas de algunos de los partidos políticos, te das cuenta que muchos de los proyectos que proponen ya están hechos o se encuentran en tramitaciones muy avanzadas, o por el contrario encuentras que prometen cosas, proyectos e inversiones que no dependen de la administración local, o lo que es lo mismo, prometen la luna pero no tienen ni siquiere una cuerda para intentar echarle un lazo para cogerla.

Es, sinceramente descorazonador ver cómo se gastan el dinero, las fuerzas y sobre todo la confianza de los ciudadanos con el único objetivo de llegar a la alcaldía o al gobierno con un afán destructor que, ríanse ustedes del del terremoto de hace unos días, si me permiten la comparación.
Y luego está el tema de las encuestas, donde no se nos facilita la ficha técnica, con lo que es imposible saber a cuántas personas han entrevistado, qué han preguntado, cómo han desechado determinadas opiniones, etc., etc., etc.

Y así las cosas, ahora mismo parece que hay más de un 35% de voto oculto o indeciso, y sinceramente no me extraña, sobre todo cuando ves cómo hay partidos políticos que rechazan hacer entrevistas, acudir a debates o exponer sus programas electorales, que es lo único a lo que los ciudadanos nos podemos acoger a la hora de votar, porque visto lo visto y conociendo muchas candidaturas, las siglas ya hace tiempo que dejaron de ser decisivas.

CARMEN BERZOSA


Una de motor

Escrito por ondanaranjacope 08-05-2015 en Editorial. Comentarios (0)

Lo cierto es que se había generado mucha espectación en torno a la Feria del Motor. Se auguraba un aumento en ventas de en torno al 30% con respecto al año pasado, cifras que parecían inalcanzables pero que una vez más se han quedado cortas.

Se han vendido más de 400 vehículos, lo que significan 7.7 millones de euros de venta directa y es espera que la cifra suba teniendo en cuenta que durante unos días se va a mantener el precio de la feria en los concesionarios. Pero además hay otras cifras que no se pueden contabilizar con tanta exactitud pero que tampoco se pueden negar y es la del dinero que circuló por los locales comerciales, de restauración y ocio del Centro de Gandia a consecuencia de la afluencia de público de esos tres días. Hasta el punto que ha habido hostelero que a la hora de hacer su valoración ha dejado claro que hay tres fechas claves para su negocio, la Fira i Festes, las Fallas y la Fira del Motor.

Y esto en tan solo cuatro años, lo que significa que, evidentemente el techo de ventas, aunque desde el sector aseguran que está lejano todavía, en algún momento se alcanzará, evitando así el crecimiento exponencial que hemos tenido en estos primeros años, pero sin lugar a dudas, si somos capaces de mantener las cifras actuales, la cosa no está nada mal.

Mucha gente es reacia a pensar que las cifras son reales, y creo que eso es un grave problema de comunicación por parte de la organización, porque nadie entiende que se vendan coches en la calle, en una feria, como quien vende una chuchería en un mercadillo, teniendo en cuenta el precio del producto, pero lo cierto es que hemos podido comprobar, sobre todo este año que el calendario ha hecho que el primer día de feria fuera festivo, cómo venía gente de otras comarcas, incluso de otras Comunidades Autónomas solo para comprar un coche determinado, que llevaban mirando desde hacía meses y que ahora pueden comprar varios miles de euros más baratos.

Claro, que esto se debe a que los concesionarios rebajan su marjen comercial, pero además porque las marcas, ávidas de ventas, deciden rebajar sus precios a los concesionarios para conseguir un número determinado de ventas durante la feria porque eso ayuda a elevar las cifras de los diferentes modelos ofertados de cara a otras ferias o mercados en los que la imagen y la marca son casi más importantes que la venta directa.

Así, hemos comprobado cómo hay vehículos que tienen precios de más de 3.000 euros por debajo del precio de concesionario, lo que hace que, si uno está pensando en comprarse un coche, se espere a hacerlo en la Feria del Motor de Gandia, donde el ahorro es más que considerable.

Se que muchos estarán pensando que esto solo beneficia a un pequeño sector, el del motor, pero eso no es cierto, dado que con el dinero pasa como con el aceite, por donde pasa, deja mancha. Vamos, que de eos más de 7 millones de euros de venta directa, también se beneficiarán muchos otros sectores de Gandia, porque los beneficiarios directos de las ventas, tanto propietarios como empleados, verán aumentadas sus nóminas por el esfuerzo realizado esos tres días, lo que se traduce en dinerito fresco para gastar ya sea en el inicio de la temporada estival o en sus próximas vacaciones, o en cualquier otra cuestión. Vamos, dinero que pasará por Gandia y dejará su rastro.

Por ello, es por lo que me parece más que acertada esta Feria y su filosofía, con las claves que hemos analizado en más de una ocasión. Una Feria que he de reconocer, sobre todo por conocer otras ferias similares, no contaba con mis simparías y ahora creo que debe ser imprescindible para la ciudad de Gandia.

CARMEN BERZOSA