Blog de Onda Naranja Cope

Editorial semanal

Onda Naranja Cope 90.6FM (la Safor)

De legados

Escrito por ondanaranjacope 16-01-2015 en Editorial. Comentarios (0)

Seguramente hablar de herencia recibida cuando han pasado ya tres años y medio de legislatura es algo que se encuentra totalmente fuera de lugar, sobre todo porque pasada una legislatura casi entera, hay tantas acciones realizadas que no debería haber nada que justificara lo de la herencia y el legado, pero lo cierto es que en esta ocasión tenemos que seguir hablando del legado, o mejor dicho, de la gestión.

A puertas de un nuevo proceso electoral no dejamos de escuchar las críticas de la oposición que se centran sobre todo, en la pésima gestión municipal del actual ejecutivo, del incumplimiento de las promesas y los proyectos, de las actitudes xenófobas y racistas, etc., del ejecutivo, pero suele pasar que no son capaces de ver la viga en su ojo y sí la paja en el ajeno.

En esta ocasión me estoy refiriendo al caso de la urbanización del sector Beniopa-Passeig, una urbanización que presentaba un importante sobre coste que el ayuntamiento decidió repercutir sobre los vecinos y que éstos recurrieron. Hasta aquí parecería que todo entra dentro de lo factible pero lo cierto es que ya en la pasada legislatura los tribunales dictaminaron que había que devolver el dinero a los vecinos porque no se les había cobrado de acuerdo a ley, pero en aquel momento, pese a que la resolución judicial era clara, el ejecutivo del PSOE decidió presentar un recurso, aunque todo apunta a que no tenían intención de ganar el recurso, sino que la intención era retrasar al máximo el pago de la condena, porque aunque se nos insiste desde el PSOE que las cuentas estaban sanas y claras en la anterior legislatura, todo parece indicar que se retrasaba el pago por incapacidad de cumplir con el mismo.

Esto podría no parecer muy grave, es de hecho algo que hacen muchos ejecutivos, retrasar los pagos sine die con la esperanza de que cuando se tengan que realizar sí o sí, o no sean ellos los que tengan que pagar o se haya mejorado económicamente lo suficiente como para poder llevar a cabo el pago que en el momento del recurso es imposible de afrontar. El problema se agrava cuando a este pago de un millón de euros, hay que sumar más pifias de la gestión urbanística en las anteriores legislaturas, ya que a este caso hay que sumar otros como la urbanización de Marenys de Rafalcaid, o la de Marxuquera, o el coste de 1'5 millones de euros anuales de la gestión de los aparcamientos municipales de Gandia, o la zona de servicios de la Playa de Gandia, y así un lamentable y largo etcétera.

No se están haciendo las cosas bien, hay muchas cuestiones que seguro se podrían gestionar de mejor manera, seguramente hay otras opciones para resolver muchos de los conflictos en los que nos encontramos día a día, la crisis no acaba de desaparecer, el paro pese a que mejora no lo hace en los índices que necesitamos, pero también es cierto que a la hora de buscar alternativas, sinceramente no encontramos mucho alivio viendo lo que después de casi una legislatura todavía nos está apareciendo de las anteriores legislaturas en Gandia. Y eso solo en el ámbito urbanístico, porque no hemos hablado de otros temas o de otras políticas municipales que también tiene sus repercusiones. Así las cosas, o cambia mucho la lista que parece puede presentar el PSOE o, sinceramente, la alternativa no parece muy halagüeña.


Liberté

Escrito por ondanaranjacope 09-01-2015 en Editorial. Comentarios (0)

Sería fantástico vivir en un mundo ideal en el que todas las personas fuéramos iguales, que no importara lo que pensamos, lo que rezamos o si lo hacemos, el color de nuestra  piel, nuestra orientación sexual, nuestro sexo, el origen, la formación, la educación o la cuenta corriente que tengamos, pero hemos de reconocer que eso es una utopía que es además incompatible con el propio ser humano. Nos gusta ordenar y clasificar, colocar etiquetas, valorar o escalar las cosas y por tanto, también a las personas y todo ello de forma ordinaria, nadie se extraña, a nadie le parece raro que esto se haga, aunque luego llega el momento en que intentamos difuminar las diferencias y para hacerlo intentamos clasificarlos a todos de la misma manera.

Sería fantástico que todo el Mundo fuera propiedad de todos, que tuviéramos claro que aquí estamos de paso y que por eso mismo pudiéramos transitar libremente por todo el territorio, sin tener que dar cuenta de dónde naciste, de dónde vienes o a dónde vas, pero eso no funciona así, no se escribieron así las reglas de este juego que es la vida, por ello, es necesario que sigamos unas normas, que establezcamos unas medidas para regular el tránsito de las personas, para evitar los guetos, para garantizar la seguridad de las personas, de todas las personas, medidas que están claramente marcadas por la legislación vigente, tanto la europea como la española y que además sigue unas normas internacionales. Eso sí, con éstas, como con otras normas podemos cumplirlas de forma estricta, algo que parece que está haciendo el gobierno de Gandia, o no cumplirlas dejando que pase el tiempo y el silencio administrativo o el mirar a otro lado como venía haciéndose hasta ahora.

Ahora se achaca el descenso en el empadronamiento de Gandia con el descenso de los delitos en la ciudad y, no es de extrañar porque cuando uno está desesperado por sobrevivir, recurre a lo que sea y hemos de reconocer que las personas que solicitan empadronarse en nuestra ciudad no suelen ser ciudadanos que vienen aquí a dejar sus divisas.

Estas políticas puede que no sean muy populistas, o mejor dicho, son muy propicias para la crítica de la oposición, sobre todo cuando nos encontramos a puertas de un proceso electoral en el que se quiere contar de nuevo con la baza de los inmigrantes para inclinar la balanza. Y ante esto, que es legítimo, solo me queda recordar que las armas, aunque sean dialécticas las carga el diablo.

Hemos entrado en una dinámica en la que vale decir cualquier cosa amparándonos en la libertad de expresión y eso no es así, algo de lo que no nos damos cuenta hasta que ocurre algo tan grave como lo que acaba de pasar en Francia.

No, no es culpa del PSOE, ni del PP, ni de ningún partido político, el terrorismo solo es culpa de los que aprovechan las debilidades, las flaquezas humanas, los estereotipos, la crispación que generamos a diario sin darnos cuenta que para algunos esta misma crispación solivianta los ánimos de otras personas.

En esta ocasión la barbarie ha vuelto a atentar contra el mensajero, contra los periodistas de un semanario francés que se negó a seguir los dictados del terror  y callar o dejar de seguir su línea editorial por temor a lo que pudiera pasar.

Ahora el terror ataca de nuevo, desde el lado islámico radical, con el asesinato como vía para conseguir su propósito y a nosotros no nos queda más que iniciar una nueva revolución, la de los lápices y espero que la de recuperar las formas, el respeto y la cordura a la hora de criticar y hacer política.


Año Nuevo

Escrito por ondanaranjacope 02-01-2015 en Editorial. Comentarios (0)

Estamos en esa transición de pasar de un año ya vencido a otro que comienza. Un acontecimiento que se repite año tras año pero que no deja de llenar de emoción a muchas personas que aprovechan para despedir al año viejo con sus mejores galas y recibir al nuevo con la esperanza de que sea mejor que el anterior.


No, no voy a hacer balance de este 2014 que acaba, entre otras cosas porque no tendría suficiente con una ni siquiera con dos editoriales, y además porque como dice el dicho popular, cada uno cuenta del mercado según le va.


Generalizando, diría que éste ha sido un año casi más para olvidar que para recordar, pese a que habrá quien lo recordará de forma agradable por cuestiones personales, pero lo cierto es que el paro sigue, la crisis no nos abandona por mucho que se empiece a notar una ligera mejoría y además nos encontramos con un panorama político de futuro, más que incierto.


Qué nos deparará el 2015 es algo que no podemos saber, por más que hay algunas cuestiones que lo van a convertir en un año clave y determinante. Sí, las elecciones municipales y autonómicas van a marcar sin lugar a dudas este año que empieza ahora. Y lo va a marcar por muchos motivos, además de por el posible cambio de color políticos en ayuntamientos y Comunidades Autónomas, porque  también va a servir para determinar el comportamiento de la clase política de cara al año siguiente, de cara a las generales.


Son muchas las incógnitas a desvelar con el paso de las semanas, ¿se consolidará Podemos como alternativa política tal y como pretenden o no superarán la “prueba del algodón” a la que ellos mismos someten a otras formaciones políticas? ¿Habrá cambio político en los municipios de la Safor que han vivido esta legislatura de forma especialmente convulsa  o por el contrario la falta de alternativa solvente será la tónica? ¿Y en la Generalitat, se confirmará la caída de los populares o seguirá sin ser suficiente la suma de las fuerzas de la oposición para propiciar el cambio político?


A todas estas incógnitas políticas, se suman otras muchas: ¿Mejorará la economía, o mejor dicho, la microeconomía que es la que nosotros notamos? ¿Podremos hablar ya de una clara recuperación económica? ¿Descenderá el paro de forma clara y evidente o todavía serán solo cifras que los políticos bailan a su antojo? ¿Vendrá el Niño?, el de la lotería que tan esquiva ha sido con la Safor en Navidad, claro…


Muchas incógnitas que solo podremos ir desvelando según avance el año, un año que de entrada y a tenor del panorama que se vislumbra, va a ser como poco movido.


Feliz Año Nuevo a todos