Blog de Onda Naranja Cope

Editorial semanal

Onda Naranja Cope 90.6FM (la Safor)

Feliz Navidad

Escrito por ondanaranjacope 19-12-2014 en Editorial. Comentarios (0)




Me había propuesto hacer esta semana una editorial a propósito de la Navidad, hablar del sentimiento navideño, de cómo la Navidad lo invade todo, de la necesidad de llevar la Navidad mucho más allá de las reuniones con los amigos, con la familia, las celebraciones familiares y convertirla en un tiempo en el que seamos más conscientes de todo lo que nos rodea, de nuestros vecinos,pese a que ahora mismo casi nadie conoce a sus vecinos, de poder saber lo que ocurre con las personas que nos rodean, porque desgraciadamente son muchas las personas que lo pasan mal, especialmente en Navidad y lo peor de todo es que eso ocurre en muchas de las casas por las que pasamos a diario y eso ocurre con la total y buscada ignorancia de todos nosotros porque es mucho más cómodo ignorar lo que ocurre para que luego podamos descargar nuestra conciencia con la manida frase de “yo no sabía nada y era mi vecino”, pero lo cierto es que la realidad del día a día político de la Safor no me lo permite.

Sí, ya se que no solo de política vive el ciudadano, pero lo cierto es que hay acciones políticas que nos afectan mucho más allá de lo que pueda parecer. Las formas que utilizan nuestros políticos definen por esencia la sociedad en la que vivimos, no en vano son los representantes que elegimos democráticamente y sinceramente, últimamente entiendo cada vez más a los que se han dejado seducir por la anarquía y el antisistema, algo que nunca me ha parecido lo mejor, pero que cada vez entiendo más por más que sigo sin compartirlo.

Y es que las escenas que se están repitiendo en algunos municipios son más que bochornosas. Alcaldes que tiran del gobierno a sus socios, que convocan un pleno de viva voz y luego no acuden al mismo ni lo desconvocan y ante las críticas aseguran que se trata de un pacto encubierto PP/PSOE.

Claro que lo ocurrido en Gandia no se queda atrás. Ante la presentación de los presupuestos, desde el PSOE amenazan, porque el edil insistió en la rueda de prensa que era una amenaza, a los concejales del PP con llevarlos a los tribunales por vía penal si se aprovaban los presupuestos. Eso me parece muy grave, porque en un estado democrático, quien defiende el sistema no puede utilizar la amenaza como arma arrojadiza para conseguir salirse con la suya, que no es otra que paralizar los presupuestos municipales. Claro,que tampoco hay que perder de vista la actitud del gobierno, que ante dicha amenaza en lugar de desconvocar el pleno y rectificar, si es que era necesario, los presupuestos, sigue adelante con el pleno para luego dejar los presupuestos sobre la mesa.

O no es el momento de debatir los presupuestos y es necesario modificarlos, o se está seguro de que son los mejores presupuestos para la ciudad y se llevan adelante pese a las amenazas.

Sí, ya sé que tal y como está la justicia últimamente uno no está seguro de nada cuando de demandas y juicios se trata, pero lo cierto es que nunca ha sido buena política la de ceder a los chantajes y las amenazas, porque le muestras al adversario el camino más efectivo para conseguir su objetivo.

Si tan malos son los presupuestos, por qué en lugar de amenazar no se presentan enmiendas, ya sean parciales o incluso a la totalidad de los presupuestos, sobre todo teniendo en cuenta que si los grupos de la oposición esperan llegar a gobernar en la próxima legislatura, son los presupuestos que tendrán que ejecutar. Una de dos, o porque tienen muy claro que no tienen opción de gobierno y por tanto no les interesa en absoluto el documento presupuestario o bien porque no tienen ideas sobre qué hacer ni cómo para presentar un documento presupuestario que mejore al presenado por el gobierno.

No entiendo de números, ahí es fácil derrotarme, pero sí creo que la lógica funciona en casi todos los ámbitos y en este en concreto funciona. Si no piensas poder decidir sobre el presupuesto, es mejor no involucrarte, al menos eso deben pensar.

A pesar de todo, bochornosa la situación y vergonzoso el pleno en el que se duda de la enfermedad de una concejal y en lugar de dialogar o debatir directamente se insulta y chilla.

Bonito ejemplo.


CARMEN BERZOSA

Ni contigo ni sin ti

Escrito por ondanaranjacope 12-12-2014 en Editorial. Comentarios (0)

Así dice la rima: ni contigo ni sin ti tienen mis días sentido. Vamos, lo que todos conocemos como el perro del hortelano, que no come pero tampoco deja. Algo así es lo que parece que pasa en Tavernes de la Valldigna, y la verdad es que resulta bastante difícil saber el motivo.

Esto parece casi como una de esas telenovelas en las que todo el mundo sabe que los protagonistas están destinados a acabar juntos pero desde el inicio de la novela hasta el final pasan centenares de capítulos y la historia de giros más que rocambolescos. Si no se lo creen, miren: era una vez en un lugar no tan lejano que los ciudadanos votaron para elegir su alcalde. Las elecciones las ganó el PP, que venía gobernando desde hacía varios años, pero no consiguió la mayoría absoluta, de modo que los tres partidos restantes decidieron unir sus fuerzas para quitar la alcaldía a los populares. Decidieron así, que el grupo que más concejales tenía debía ostentar la alcaldía. Así Jordi Juan llegó a alcalde. Pero cuando todos se las prometían felices las desavenencias en el grupo del gobierno empezaron a aumentar y aumentar. Tensiones y discusiones que acabaron con la expulsión de una de las concejales del gobierno. Concejal que intentó una moción de censura contra el gobierno pactando con el PP, pero la ley antitrasfugismo se lo impidió.

Así las cosas, todo parecía indicar que el tiempo discurriría plácidamente para el municipio, pero parece que la alcaldía y las competencias de gobierno cambian a la gente. Pasa demasiado a menudo que cuando los políticos están en la oposición se quejan de la falta de participación y cuando están en el gobierno no dejan participar a nadie. Dicho y hecho. Plenos en los que no se permite hablar a la oposición, decisiones que no se comparten con los medios de comunicación porque no cuentan “lo que yo quiero”, periódicos que desaparecen sospechosamente del municipio para que nadie los lea. Estas cosas eran ya el pan nuestro de cada día, pero parecía que ni así se podía conseguir la tranquilidad en el pueblo, de modo que, sin anuncio previo, el alcalde decidió que se estaba mejor solo en el poder y que para tomar decisiones importantes no quería o no necesitaba ningún socio, por lo que les quitó competencias y los arrinconó a la espera de que se marcharan ellos, pero como no lo hacían, aprovechó  el primer pleno en el que los socios votaban en abstención para tirarlos del gobierno.

Ahora son los socios los que tienen que decidir si quieren seguir casados o si firman el divorcio político que mediante decreto se les impone.  Porque si se divorcian, el reparto de bienes perjudica a los ciudadanos, vamos, que si no votan a favor la cuestión de confianza, habrán de presentar una moción de censura que no tienen muchas opciones de ganar, por lo que les tocará ceder el gobierno al PP, pero si aprueban la cuestión de confianza, dan la razón al alcalde en todas las acciones que ha acometido.

En todo esto, ¿quién tiene razón? Difícil de dilucidar, porque dependiendo de a quien se escuche y por quien tenga uno más o menos simpatías, le gusta más la versión de uno o la de otro. Lo que sí está claro es que las formas, las que se han empleado en diferentes acciones a lo largo de esta legislatura han mostrado un autoritarismo impropio de las siglas a las que se representan, pero lo que sí está claro es que en todo esto quien pierde es, sin lugar a dudas, el pueblo. Como los hijos en los divorcios, que siempre son los que salen perdiendo en el reparto.

No es una papeleta fácil, los pactos no están muy claros, las posturas parecen irreconciliables y al final, esto parece, como les decía al principio, una telenovela. Una mala telenovela en la que lo que menos vemos es el interés general porque una vez más, el pueblo es el que va a perder gane quien gane y gobierne quien gobierne, porque si gana el alcalde, le demostraremos que la mejor fórmula para actuar es el autoritarismo, mientras que si gana cualquier otro, no se lleva una perita en dulce, tener que organizar un gobierno a tan solo 6 meses de las elecciones.

Ahora la pregunta es: ¿quien ha actuado mal?, les digo lo mismo que con lo de la razón, depende de a quien pregunten, pero como dice el dicho. Si uno te dice que eres un burro, no le hagas caso, pero si todos te dicen que eres un burro, mírate las orejas por si acaso lo eres.

CARMEN BERZOSA


De menos y más

Escrito por ondanaranjacope 05-12-2014 en Editorial. Comentarios (0)

Hace apenas una semana el alcalde de Gandia anunciaba en la jornada de participación ciudadana, que para el 2015 ha solicitado una revisión exhaustiva del padrón municipal un anuncio que en determinados foros se entendió como un ataque a los inmigrantes. Ahora, unos días después hemos sabido a través de las mismas fuentes municipales que el padrón municipal ha descendido en los últimos tres años, o lo que es lo mismo a lo largo de esta legislatura en 5.000 personas.

Eso quiere decir que ahora somos menos ciudadanos pero además hay que tener en cuenta qué ciudadanos son los que se han marchado. Porque esto no es una cuestión de racismo, sino una cuestión de economía doméstica. Tendemos a pensar que las personas que se han marchado lo han hecho sucumbiendo a algún tipo de persecución, pero lo cierto es que los que se han ido son aquellos que llegaron a nuestra ciudad buscando un trabajo con el que poder subsistir y se encuentran con que no tienen trabajo ni una posibilidad clara de conseguirlo, por lo tanto, para seguir pasando penurias, es mejor regresar a casa donde uno está rodeado de los suyos.

Claro, que también hay otros que han dejado de contar como ciudadanos de Gandia y que son aquellos que en realidad no han vivido nunca entre nosotros pero sí estaban empadronados en la ciudad en los llamados piso patera porque de esa manera podían acceder a ayudas sociales, a becas, bonos, y beneficios similares que, para qué nos vamos a engañar, se siguen concediendo pero a otras personas que lo necesitan y viven realmente en nuestra ciudad.

Muchos se preguntarán qué importa de dónde sean o residan si en realidad necesitan esas ayudas. Seguramente no importa, pero lo cierto es que cuando uno engaña y estafa a una administración, es decir nos engaña a todos, con el único objetivo de conseguir unas ayudas que de otra manera no les corresponderían, es porque algo ocultan, algo que de saberse no les haría merecedores de la subvención o ayuda. Vamos, que nos han estafado a todos.

Si somos menos, en principio podríamos pensar que salimos a más, pero no creo que sea así, seguiremos pagando lo mismo y lo haremos porque desgraciadamente la situación económica sigue siendo extremadamente precaria para muchos de nuestros vecinos, y porque una de las labores más loables del actual sistema es el de ayudar a aquellos que lo necesitan de forma puntual. Eso sí, asegurémonos de que no nos engañan y reciben ayudas de diferentes municipios o buscan un beneficio que no les corresponde porque de ser así, están quitándoles la posibilidad de ayuda a otros vecinos que sí lo son y que no perciben lo necesario porque las arcas municipales no llegan para todos.

Esto es un tema un tanto controvertido, porque creo que es extremadamente difícil determinar quién o por qué merece un ciudadano, un ser humano en definitiva más ayuda que otro por el mero hecho de residir en un lugar o en otro, pero lo cierto es que hay que establecer normas que regulen nuestra convivencia y que busque un sistema justo y equitativo, algo extremadamente difícil.

Es como lo que nos ocurre con las prospecciones petrolíferas. Viendo las noticias de los últimos días, los comentarios en los medios de comunicación y tertulias sobre los derechos de explotación de una posible prospección petrolífera en las Canarias, todo parece indicar que son tontos los que no la consienten porque podría reportar muchos beneficios a los ciudadanos canarios, pero lo cierto es que cuando extrapolamos esa situación a nuestras costas, todos coincidimos en que no queremos ni prospecciones ni plantas petrolíferas en nuestras costas y curiosamente aducimos los mismos inconvenientes que los canarios, es decir, el impacto sobre el turismo y el impacto ambiental sobre la zona y las especies animales y vegetales.

Vamos, que es muy fácil decidir cuando el problema no nos afecta directamente pero cuando lo hace la opinión cambia.

A pesar de ello, a ver si esta vez tenemos suerte y no se autorizan las prospecciones para seguir manteniendo nuestro litoral libre de torres, pozos y peligros petrolíferos dado que sus beneficios seguramente no nos llegarían nunca.


CARMEN BERZOSA